En esta entrada queremos compartir poemas cortos, poemas cortos de la vida y poemas cortos de amor, entre otros que funcionen para ti como fuente de inspiración para ocasiones especiales, para comenzar un día, para reflexionar o para reconectar con tu faceta artística.


¡Pinéalo y compártelo!


Tú eliges el propósito, nosotros simplemente dejamos caer en este artículo las palabras que muchos poetas nos han regalado a lo largo del tiempo.

Qué es un poema

Un poema es una composición literaria que se concibe como expresión artística de la belleza por medio de la palabra en verso o en prosa. Pertenece al género lírico o género de la poesía.

Su extensión puede ser variable, sin embargo tiende a ser breve. Aunque no es una regla escrita en piedra, suele proveer una descripción subjetiva del estado emocional, existencial o de alguna vivencia del poeta.

En los poemas se suele utilizar lenguaje metafórico, abundante en figuras retóricas y licencias poéticas o licencias imaginativas.

Hoy día es muy usual encontrar poemas mucho más libres en cuanto a forma, estilo y contenido.

Aunque los términos poema y poesía se suelen utilizar como sinónimos, un poema se refiere más a un escrito específico, ya terminado y con autor. La poesía se refiere más al género literario constituido por poemas.

10 encantadores poemas cortos y bonitos

Esta primera selección incluye poemas cortos de tópicos variados y de diversos autores. Esperemos que la disfrutes.

1. Por una mirada | Gustavo Adolfo Becker

Por una mirada, un mundo,
por una sonrisa, un cielo,
por un beso… ¡yo no sé
qué te diera por un beso!

2. Servir | Rabindranath Tagore

Dormía, y soñaba
que la vida era alegría.

Desperté, y vi
que la vida era servicio.

Serví, y vi
que el servicio era alegría.

3. Estados de ánimo | Mario Benedetti

Unas veces me siento como pobre colina y otras como montaña de cumbres repetidas. 

Unas veces me siento como un acantilado y en otras como un cielo azul pero lejano. A veces uno es manantial entre rocas y otras veces un árbol con las últimas hojas.

Pero hoy me siento apenas como laguna insomne con un embarcadero ya sin embarcaciones; una laguna verde inmóvil y paciente conforme con sus algas sus musgos y sus peces, sereno en mi confianza.

Confiando en que una tarde te acerques y te mires, te mires al mirarme.

4. Arte poética | Antonio Machado

Y en toda el alma hay una sola fiesta
tú lo sabrás, amor sombra florida,
sueño de aroma, y luego… nada; andrajos,
rencor, filosofía.

Roto en tu espejo tu mejor idilio,
y vuelto ya de espaldas a la vida,
ha de ser tu oración de la mañana:
¡Oh, para ser ahorcado, hermoso día!

5. Yo no soy yo | Juan Ramón Jiménez

Yo no soy yo.
Soy este
que va a mi lado sin yo verlo,
que, a veces, voy a ver,
y que, a veces olvido.
El que calla, sereno, cuando hablo,
el que perdona, dulce, cuando odio,
el que pasea por donde no estoy,
el que quedará en pie cuando yo muera.

6. Soledad | Rogelio Sinán

Traje a ti
mi soledad
para que
le dieras alma.
Pero la dajaste sola
en el camino,
¡qué sola
dejaste mi soledad!…

(¡Pensar que la traje a ti
para que le dieras alma!)

7. Deseo | Luis Cernuda

Por el campo tranquilo de septiembre,
del álamo amarillo alguna hoja,
como una estrella rota,
girando al suelo viene.

Si así el alma inconsciente,
Señor de las estrellas y las hojas,
fuese, encendida sombra,
de la vida a la muerte.

8. Vivo sin vivir en mi | San Juan de la Cruz

Vivo sin vivir en mí 
y de tal manera espero, 
que muero porque no muero. 
En mí yo no vivo ya, 
y sin Dios vivir no puedo.

9. El silencio | Federico García Lorca

Oye, hijo mío, el silencio.
Es un silencio ondulado,
un silencio,
donde resbalan valles y ecos
y que inclina las frentes
hacia el suelo.

10. Quien alumbra | Alejandra Pizarnik

Cuando me miras

mis ojos son llaves,

el muro tiene secretos,

mi temor palabras, poemas.

Sólo tú haces de mi memoria

una viajera fascinada,

un fuego incesante.

11 Poemas cortos de amor o poemas de amor cortos

Llamálos como quieras, son sencillamente poemas cortos que reverencian, dibujan y resaltan la mágica fuerza arrolladora del amor. Son también poemas cortos para enamorar, ideales para San Valentín.

1. Madrigal | Amado Nervo

Por tus ojos verdes yo me perdería,
sirena de aquellas que Ulises, sagaz,
amaba y temía.
Por tus ojos verdes yo me perdería.
Por tus ojos verdes en lo que, fugaz,
brillar suele, a veces, la melancolía;
por tus ojos verdes tan llenos de paz,
misteriosos como la esperanza mía;
por tus ojos verdes, conjuro eficaz,
yo me salvaría.

2. La preeminencia del amor | 1 Corintios C13, 1, 4-7

Si yo hablase lenguas humanas y angélicas

y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. 

El amor es sufrido, es benigno;

el amor no tiene envidia,

el amor no es jactancioso, no se envanece;  

no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; 

no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. 

Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

Nota: este aunque es un extracto de la Biblia, resulta también en un poema de amor corto fabuloso. Lo elegí de forma especial porque fue una de las lecturas de mi boda.

3. Amor eterno | Gustavo Adolfo Bécquer

Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la Tierra
Como un débil cristal.
¡Todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.

4. Contigo | Luis Cernuda

¿Mi tierra?
Mi tierra eres tú.
¿Mi gente?
Mi gente eres tú.
El destierro y la muerte
para mi están adonde
no estés tú.
¿Y mi vida?
Dime, mi vida,
¿qué es, si no eres tú?

5. Amor | Claribel Alegría

Todos los que amo
están en ti
y tú
en todo lo que amo.

6. Madrigal | Manuel del Palacio

Me miraste, alma mía,
Y fue tal mi alegría
Y es mi pasión tan loca,
Que sentir me parece todavía
El beso de tus ojos en mi boca.

7. Dos cuerpos | Octavio Paz

Dos cuerpos frente a frente son a veces dos olas
y la noche es océano.

Dos cuerpos frente a frente son a veces dos piedras
y la noche desierto.

Dos cuerpos frente a frente son a veces raíces
en la noche enlazadas.

Dos cuerpos frente a frente son a veces navajas
y la noche relámpago.

Dos cuerpos frente a frente son dos astros que caen
en un cielo vacío.

8. Sin nombre| Autor desconocido

Se resbala en mis manos
no tiene dirección
carece de explicación
ni tiene sentido ni razón
simplemente es amor
y el mío te pertenece.

Nota: tomado de la cuenta de Facebook Poema de Amor de Arnold Robby F.

9. Si me quieres quiéreme entera | Dulce María Loynaz

Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra…
Si me quieres, quiéreme negra
y blanca, y gris, verde, y rubia,
y morena…

Quiéreme día,
quiéreme noche…
¡Y madrugada en la ventana abierta!…
Si me quieres, no me recortes:
¡Quiéreme toda… O no me quieras.

10. Enséñame | Rafael Cadenas

Enséñame,
rehazme
a fondo,
avívame
como quien enciende un fuego.

11. Amor | Salvador Novo

Amar es este tímido silencio
cerca de ti, sin que lo sepas,
y recordar tu voz cuando te marchas
y sentir el calor de tu saludo.

Amar es aguardarte
como si fueras parte del ocaso,
ni antes ni después, para que estemos solos
entre los juegos y los cuentos
sobre la tierra seca.

11 Poemas cortos de la vida

Un poco de aquí y de allá, poemas de diferentes estilos, formas y emociones que cuentan la vida, la dibujan, la retratan y la enmarcan de una manera especial.

1. Aun en tu ausencia | Alejandro Jodorowsky

Me revuelco en todas las cenizas
tratando de encontrar el solo fuego.
Me siento a conversar con la sombra
que un día de verano olvidaste en el sofá.
Soy el sueño de las huellas de unos pasos
que una noche perdieron la memoria.
Nadie anduvo nunca por aquí.
Se renta el cuarto vacío
de una casa que ya no existe más.

2. Tu mirada | José Tomás de Cuellar

Voy vagando perdido en el espacio,
Sin rumbo, indiferente á cuanto veo;
Como esas aves que en la mar errantes
Surcan el viento.

Enmudezco en las horas de tu ausencia
Como en la paz del triste cementerio;
Como la rota, abandonada lira
Del bardo muerto.

Pero apenas me fijas tu mirada,
Donde la vida y la ventura encuentro,
Soy un rayo de amor que raudo cruza
Al través de tus ojos hasta el cielo.

3. Invictus | William Ernest Henley

Más allá de la noche que me cubre,
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que puedan existir por mi alma inconquistable.
En las azarosas garras de las circunstancias no he gemido ni llorado.
Sometido a los golpes del azar mi cabeza sangra, pero erguida ha estado.
Más allá de este lugar de ira y llantos yace sino el horror de la sombra,
Y aún la amenaza de los años me halla y me hallará sin temor.
No importa cuán estrecha sea la puerta,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma.

4. Amor filial | Amado Nervo

Yo adoro a mi madre querida,
yo adoro a mi padre también;
ninguno me quiere en la vida
como ellos me saben querer.

Si duermo, ellos velan mi sueño;
si lloro, están tristes los dos;
si río, su rostro es risueño;
mi risa es para ellos el sol.

Me enseñan los dos con inmensa
ternura a ser bueno y feliz.
Mi padre por mi lucha y piensa,
mi madre ora siempre por mí.

5. Sin título | Alejandro Jodorowsky

Tu verdadera patria es el universo.

Tu verdadera meta eres tú mismo.

Tu verdadero amor, el amor a la vida.

Tu verdadero poder, el poder ayudar.

Tu verdadera felicidad, amar lo que haces.

Tu verdadero trabajo, crear belleza.

Tu verdadera magia, desarrollar tu atención.

Tu verdadera acción social, sembrar conciencia.

Tu verdadera disciplina, domar a tu ego.

Tu verdadera generosidad, darte entera.

Tu verdadera valentía, dar pasos en el vacío.

Tu verdadera aventura, dejar lo seguro por lo incierto.

Nota: tomado de una red social del autor. No tiene título.

6. La amistad | Zoraida Armengol

La amistad no sabe ser egoísta; no es del presente, ni del pasado ido. En lo transcendental puro hace nido y es incondicional mientras exista. Es perdonar, tratando de comprender, es respetar y aceptar al otro como es.

7. Cultivo una rosa blanca | José Martí

Cultivo una rosa blanca en junio como en enero,

para el amigo sincero, que me da su mano franca.

Y para el cruel que me arranca el corazón con que vivo,

cardo ni ortiga cultivo, cultivo una rosa blanca.

8. Deseas que te amen | Edgar Allan Poe

¿Deseas que te amen? No pierdas, pues,

el rumbo de tu corazón.

Solo aquello que eres has de ser

y aquello que no eres, no.

Así, en el mundo, tu modo sutil,

tu gracia, tu bellísimo ser,

serán objeto de elogio sin fin

y el amor… un sencillo deber.

9. Con los ojos cerrados | Octavio Paz

Con los ojos cerrados te iluminas por dentro

eres la piedra ciega.

Noche a noche te labro con los ojos cerrados

eres la piedra franca.

Nos volvemos inmensos sólo por conocernos

con los ojos cerrados.

10. Hay un lugar en el mundo | Alda Merini

Hay un lugar en el mundo donde el corazón late rápido,
donde te quedas sin aliento por la emoción que sientes,
donde el tiempo se detiene y ya no tienes edad.

Ese lugar está en tus brazos donde tu corazón no envejece,
mientras que tu mente nunca deja de soñar.

11. Brindis | Francisco Gálvez

Un destello de amor
es la copa del brindis,
y el tacto una huella
en el fino cristal,
y el instante un brillo
húmedo, evanescente:
hoy lo revela todo
y mañana no existe.
Un momento sublime
sin contornos ni límites.

6 Poemas cortos de Pablo Neruda

Un poeta que ha encantado a muchos, cuyas palabras han sido de gran inspiración para los enamorados. Le escribió muchas veces al amor y a los sentimientos entre parejas.

1. Soneto 22

Cuántas veces, amor, te amé sin verte y tal vez sin recuerdo,

sin reconocer tu mirada, sin mirarte, centaura, en regiones contrarias,

en un mediodía quemante: eras sólo el aroma de los cereales que amo.

Tal vez te vi, te supuse al pasar levantando una copa en Angola,

a la luz de la luna de Junio, o eras tú la cintura de aquella guitarra

que toqué en las tinieblas y sonó como el mar desmedido.

2. Poema 12

Para mi corazón basta tu pecho,

para tu libertad bastan mis alas.    

Desde mi boca llegará hasta el cielo

lo que estaba dormido sobre tu alma.    

Es en ti la ilusión de cada día.    

Llegas como el rocío a las corolas.    

Socavas el horizonte con tu ausencia.    

Eternamente en fuga como la ola.    

He dicho que cantabas en el viento

como los pinos y como los mástiles.    

Como ellos eres alta y taciturna.

Y entristeces de pronto, como un viaje.    

Acogedora como un viejo camino.

Te pueblan ecos y voces nostálgicas.

Yo desperté y a veces emigran

y huyen pájaros que dormían en tu alma.

3. Sed de ti

Sed de ti me acosa en las noches hambrientas.

Trémula mano roja que hasta su vida se alza.

Ebria de sed, loca sed, sed de selva en sequía.

Sed de metal ardiendo, sed de raíces ávidas…

Por eso eres la sed y lo que ha de saciarla.

Cómo poder no amarte si he de amarte por eso.

Si ésa es la amarra cómo poder cortarla, cómo.

Cómo si hasta mis huesos tienen sed de tus huesos.

Sed de ti, guirnalda atroz y dulce.

Sed de ti que en las noches me muerde como un perro.

Los ojos tienen sed, para qué están tus ojos.

La boca tiene sed, para qué están tus besos.

El alma está incendiada de estas brasas que te aman.

El cuerpo incendio vivo que ha de quemar tu cuerpo.

De sed. Sed infinita. Sed que busca tu sed.

Y en ella se aniquila como el agua en el fuego

4. Si tu me olvidas

Quiero que sepas una cosa.
Tú sabes cómo es esto:
si miro la luna de cristal, la rama roja
del lento otoño en mi ventana,
si toco junto al fuego
la impalpable ceniza
o el arrugado cuerpo de la leña,
todo me lleva a ti,
como si todo lo que existe,
aromas, luz, metales,
fueran pequeños barcos que navegan
hacia las islas tuyas que me aguardan…

5. Soneto 5

No te toque la noche ni el aire ni la aurora, 
sólo la tierra, la virtud de los racimos, 
las manzanas que crecen oyendo el agua pura, 
el barro y las resinas de tu país fragante. 
Desde Quinchamalí donde hicieron tus ojos 
hasta tus pies creados para mí en la Frontera 
eres la greda oscura que conozco: 
en tus caderas toco de nuevo todo el trigo. 
Tal vez tú no sabías, araucana, 
que cuando antes de amarte me olvidé de tus besos 
mi corazón quedó recordando tu boca 
y fui como un herido por las calles 
hasta que comprendí que había encontrado, 
amor, mi territorio de besos y volcanes.

6. Soneto 8

Si no fuera porque tus ojos tienen color de luna,
de día con arcilla, con trabajo, con fuego,
y aprisionada tienes la agilidad del aire,
si no fuera porque eres una semana de ámbar,
si no fuera porque eres el momento amarillo
en que el otoño sube por las enredaderas
y eres aún el pan que la luna fragante
elabora paseando su harina por el cielo,
oh, bienamada, yo no te amaría!
En tu abrazo yo abrazo lo que existe,
la arena, el tiempo, el árbol de la lluvia,
y todo vive para que yo viva:
sin ir tan lejos puedo verlo todo:
veo en tu vida todo lo viviente.

10 Poemas de amistad cortos

La amistad es una relación valiosa, profunda que une corazones de manera especial, que convierte en familia a extraños que conecta vidas a través del tiempo y la distancia. Elegimos unos poemas cortos de amistad para ti.

1. Brindo por nuestra amistad | Jorge Javier Roque

Valga esta amistad que yo te tengo

Para brindar por un futuro juntos

Que por mucho que haya pasado el tiempo

Aún nos queda por vivir un mundo.

2. Amigo mío | Pablo Cingolani

Amigo mío

vuelve a casa pronto,

Cuéntame todo,

Cámbiame todo,

Que necesito hoy

Tu resurrección

Tu liberación,

Tu revolución.

3. Amiga | Fernanda Laguna

Te iba a decir

la vida no es nada fácil.

Pero ahora

para no decir una obviedad te digo

—esperá que se me ocurra—

¿Habrá que ser tan complicadas como la vida

para que estemos a su altura?

4. Hermanos y amigos | Delia Arjona

Los amigos son hermanos

que nosotros elegimos,

los que te ofrecen la mano

cuando te encuentras perdido.

Son las puertas que se te abren

y se juntan los caminos,

cuando estás necesitado

sus brazos son extendidos.

Suaves rayitos de sol,

que te dan calor y abrigo.

El amor se fortalece

¡Cuando tienes un amigo!

5. Dame la mano | Gabriela Mistral

Dame la mano y danzaremos;
dame la mano y me amarás
Como una sola flor seremos,
Como una flor, y nada más…

El mismo verso cantaremos,
al mismo paso bailarás.
Como una espiga ondularemos,
como una espiga, y nada más.

Te llamas Rosa y yo Esperanza;
pero tu nombre olvidarás,
porque seremos una danza
en la colina, y nada más…

6. Gacela de la amistad | Carmen Díaz Margarit

La amistad es una ráfaga de peces luminosos,
y te arrastra
hacia un océano feliz de mariposas.

La amistad es un plañir de campanas
que invocan el aroma de los cuerpos
en un jardín amanecido de heliotropos.

7. Hablando de amistad y amor | Zenaida Bacardí

Decir amor es soltar la respiración y dejar salir un suspiro hondo.
Decir amistad es como abrir la muerta y dejar entrar un sentimiento
suave y profundo.
Decir amor es hacer dulce el dolor y querido sacrificio.
Decir amistad es hacer tibia la comprensión y calidad de compañía
Decir amor es encontrar el compendio de todas las ansias de la vida.
Decir amistad es encontrar el manto de la ternura, el consuelo y la paz.

8. Amistad a ultranza | José de Arias Martínez

Alma a alma así es que nace,
una amistad verdadera,
a fuerza de ser muy sincera,
corazón a corazón,
es una entrega de amor,
sin contratos ni promesas.
Porque existe aceptación,
sin precisar de perdón,
pues se entrega sin reservas,
la amistad tú la conservas,
cuando solo existe amor.

9. En un álbum perdido y recobrado | Carolina Coronado

Al recobrar la que lloré perdida
prenda de la amistad, con tanta pena
del hallazgo dichoso me enajena
el contento más dulce de mi vida;
yo juré recobrarla, aunque escondida
del desierto se hallase entre la arena;
juré por tu bondad y tu hermosura
y la suerte cumplió mi ofrenda pura.

10. Amigos | Víctor Zuñiga

Amigos, seremos siempre amigos

para contar nuestras penas una a una

y tendremos así como testigos

al sol, al viento, a la noche, o a la luna.

Viajaremos a un mundo distante

para buscar con todo el empeño

¡Y seremos como el caminante

que cabalga buscando su sueño!.

Amigos siempre sobre todas las cosas

como van unidos espinas y rosas

sin que importe nunca distancia ni tiempo

tú serás la lluvia… yo tal vez el viento.

Y así seguiremos como lo hacen pocos,

buscando en la vida nuestros sueños locos

y si algo pasara ¡Escucha lo que te digo

por todos los tiempos… yo seré tu amigo!


Esperamos que hayas disfrutado nuestra entrada 48 de los mejores poemas cortos de la vida y poemas cortos de amor.


Cuéntanos

¿Cuál de estos poemas cortos te ha gustado más o cuál resuena más contigo? ¿Qué otros poemas cortos de tu preferencia nos recomendarías incluir?

Nos encantaría recibir tus comentarios, anécdotas y sugerencias. 

Author

Publicista y mercadóloga de profesión, Facilitadora y Consultora por vocación, bloguera de corazón, esposa y madre por elección consciente y feliz, enamorada de la vida.

Write A Comment

Pin It
79