Conocerte a ti mismo, lo mejor posible, y responder a la pregunta ¿quién soy yo? debería ser una de las más importantes y nobles tareas que puedes realizar a lo largo de tu vida. Sin embargo, pareciera que en nuestra cultura occidental mirar hacia afuera, hacia los otros o hacia el éxito y otros factores externos, en vez de dar una honesta y profunda mirada hacia adentro es más común.

¡Listo para Pinear!
Ejercicios de autoconocimiento

Qué es el autoconocimiento

Desde la perspectiva de la psicología el autoconocimiento es «información real y genuina que uno posee sobre uno mismo” según Morin & Racy, 2021. Esto incluye información sobre una amplia selección de variables como: tu estado emocional, rasgos de personalidad, relaciones, patrones de comportamiento, opiniones, creencias, valores, necesidades, metas, preferencias e identidad social.

El autoconocimiento involucra procesos de autorreflexión e introspección, sin embargo estos no constituyen la única fuente para conocerte mejor.

El conocerte muy bien es esencial para que tengas un funcionamiento saludable. Y piénsalo, es lógico, en la medida que te conoces mejor a ti mismo erez capaz de tomar decisiones más efectivas y en línea con tu realidad. Esto úlitmo, mejora tu capacidad para vivir una vida coherente y satisfactoria.

Conocerte a ti mismo también te permite comprender tus motivaciones y miedos básicos, gestionar mejor tus emociones y entender mejor cómo definir tu plan de desarrollo personal.

Cómo gano autoconocimiento

Cuando escuchas esta palabra tal vez lo primero que viene a tu mente es reflexión, introspección, observación de ti mismo. Decía una coach que conozco, es como «pelar una cebolla», cuanto más capas quitas más descubres dentro.

Una vía para mejorar tu autoconocimiento es mediante preguntas y la práctica de algunas actividades que te van ayudando a descubrir en un nivel básico quién eres y qué es lo que quieres o esperas de la vida. También pueden ayudarte a comprender tus motivaciones, necesidades y deseos, así como tus fortalezas y debilidades.

Volverte más consciente de ti mismo y quién eres, te permite descubrir patrones de pensamiento tanto constructivos como destructivos y hábitos poco saludables.

Prácticas para mejorar tu autoconocimiento

Lleva un diario personal

Crea un registro continuo de tus pensamientos, sentimientos y eventos de vida. Si te preguntas ¿para qué sirve esto?, es para que puedas mirar en retrospectiva hacia eventos importantes de tu vida y redescubrir cómo te sentiste en ese momento.

Esto te permite que diferentes sucesos, ante todo aquellos que hayan activado tu emocionalidad, los puedas aprovechar como experiencias de aprendizaje. Tendrás mayor conciencia de cómo cambias tu respuesta ante ciertas situaciones, a medida que creces, maduras y experimentas nuevas pruebas o tribulaciones.

Anota lo primero que viene a tu mente apenas te despiertas

Esta es una actividad de autoconciencia y autoconocimiento. Sigo a una coach de bienestar que trabaja mucho con la escritura terapéutica y ella sugiere que tengas a mano junto a tu cama, un cuaderno de notas para que apenas te despiertas anotes lo primero que llegue a tu mente.

No hay una cantidad específica de líneas o palabras que debas escribir, solo fluye y déjate llevar por lo que sientas en ese momento. Luego coloca la fecha y si es posible, la hora.

Esto te ayudará a despejar tu mente y a reconocer las ideas o los temas que están en tu top of mind y que quizás te convenga abordar ese día.

Hay muchos diarios creativos que promueven también el que realices estos ejercicios de escritura matutina.

Define tu manifiesto personal

Un manifiesto personal describe tus valores y creencias fundamentales, las ideas y prioridades específicas que son clave para ti y cómo planeas vivir tu vida. Se puede decir que se convierte en una declaración de principios personales y un llamado a la acción.

Te puede ayudar a enmarcar tu vida, orientarte en la dirección de tus metas y actuar como una herramienta para recordarte tus principales intereses.

Y aquí comenzamos con algunas de las preguntas, las que te pueden ayudar a definir tu manifiesto. ¿Cómo quieres vivir tu vida?, ¿cómo te quieres definir a ti mismo?, ¿cuáles son tus creencias más fuertes? ¿Con qué valores o principios te identificas más?

Un manifiesto personal puede ser una herramienta poderosa de vida. Consulta tu manifiesto personal con frecuencia. Te dejamos como referencia la pagína en l