Sin entrar en explicaciones profundas, pues no somos especialistas en la materia, al menos podemos afirmar con propiedad que el cerebro es el centro de control de tu cuerpo porque se encarga de una gran parte de las funciones vitales.

Desde respirar, regular tu pulso cardíaco, experimentar hambre, sed, sueño o hasta funciones especializadas como razonar, planificar, crear, memorizar, hasta controlar tus emociones o tus acciones.

Un cerebro sano cumple sus tareas esenciales y te permite aprender, desaprender, divertirte, relajarte, disfrutar y es es responsable, como ya señalamos, de tus emociones y conductas.  Debido a esto último, cuando el cerebro deja de estar sano, se afectan tu estado de ánimo, comportamiento y pensamientos.

Si una afección mental se presenta de manera temporal se considera un trastorno mental.  Algunos conocidos son la depresión, los alimenticios, la ansiedad.  Sin embargo, si la persona comienza a experimentar signos y síntomas permanentes, pasa a convertirse en una enfermedad mental que causa estrés y afecta tu capacidad de funcionar con normalidad.

Para evitar esto último puedes elegir trabajar de forma intencional en la prevención y cuidado de la salud de tu cerebro.

La intención es compartirte 9 hábitos saludables que te permitan mantener tu cerebro en plena forma.

HÁBITOS SALUDABLES

Hábito Saludable #1 – Aprende algo nuevo o diferente con frecuencia

De acuerdo con una investigación realizada y publicada por la revista The Gerontologist, un grupo de personas de la tercera edad que estuvieron aprendiendo a utilizar Ipads y otras aplicaciones, tenían la capacidad de recordar mejor los eventos diarios y llevar a cabo, de forma más efectiva, tareas simples en comparación con otro grupo cuyas tareas diarias no implicaban nuevos aprendizajes (socializar, ver televisión por ejemplo).

Aunque no sea un músculo y la maduración cerebral termina en la juventud, en determinadas áreas del cerebro siguen generándose nuevas neuronas (neurogénesis).

Lo otro que han confirmado los estudios es que aprender nueva información y habilidades a lo largo de tu vida ayuda a mantener tu cerebro fuerte.  Y es que la base de la plasticidad cerebral es mantenerlo estableciendo nuevas conexiones cerebrales a través del entrenamiento y el reforzamiento de las conexiones neuronales. Esto en gran medida se logra con nuevos aprendizajes.

hábitos saludables para tu cerebro
Photo by Amanda Vick on Unsplash

Elige actividades que te resulten novedosas y complejas, esas son las que tienen mayor valor para la salud tu cerebro porque lo retan, estimulan el aprendizaje y promueven la densidad sináptica.   A la vez, esto disminuye la probabilidad de que se manifieste una enfermedad neurodegenerativa.

Como en cada aprendizaje que has tenido en la vida, la práctica hace al maestro.  Lo que alguna vez fue complejo para ti, puede tornarse fácil al hacerlo repetidas veces.  Por ello la importancia de mantener el ritmo de aprender continuamente cosas nuevas para que tu cerebro se expanda y se mantenga alerta.

TIP

En una hoja de papel o en tu sección de notas de tu móvil anota de 3 a 6 actividades que realices con mediana o alta frecuencia que te gusten, disfrutas mucho o que mientras las haces, te diviertes.

Estas son actividades que ya manejas bien, son de memoria y se han vuelto pasivas (aunque las goces), pues tu mente ya se siente cómoda con ellas.  Te hacen reir o relajarte, lo que es muy bueno, pero por el lado de mantener a tu cerebro joven, aportan poco.

Ahora haz una segunda lista con actividades (3 a 6 nuevamente) que encuentres complicadas y no las haces con  frecuencia.

Es posible que estas actividades beneficien más el desarrollo de nuevas conexiones neuronales, ya que las sientes complejas y te resultan novedosas. Vale la pena que las pruebes.

Hábito saludable #2 – Mantén bajo control o evita el estrés

Si padeces de estrés,  de forma continua,  es posible que aumenten los niveles de la hormona cortisol que tiene una serie de efectos dañinos en tu cerebro y en tu vida, además eres más vulnerable a los resfriados y a enfermedades crónicas.

Tener estrés, de vez en cuando, es normal pero vivir estresado es una elección sobre la que posees un buen grado de control.  Empieza por aceptar que tienes el poder de mantener bajo control el estrés y aprende a reconocer cuando te está dominando, para tomar alguna acción efectiva y oportuna a fin de reducirlo.

TIP

Una técnica que puede ayudarte a bajar el nivel de estrés y relajarte, es la respiración.  Respirar desde el diafragma oxigena la sangre, lo que te ayuda a relajarte casi al instante.  Al meno