6 Hábitos que te Ayudan a Desarrollar y Mantener una Actitud Positiva

Lo que haces a diario o con cierto nivel de frecuencia se transforma en un hábito y a fin de cuentas, los hábitos que practicas de forma más consistente se convierten en tu estilo de vida.



Si desmenuzas esta idea es claro que debes prestar mayor cuidado y atención a aquellos hábitos a los que les estás dando protagonismo  en tu vida ya que son los que al final te ayudan a acercarte o a alejarte de los resultados que quieres.

La actitud con la que encaras a diario tu vida determina el cómo te sientes, lo que atraes y en última instancia, lo que obtienes.  Mucha gente insiste en que una buena actitud no garantiza nada y hasta cierto punto es cierto, ya que por sí sola no te va a generar resultados si no la acompañas de un plan de acción.

actitud positiva
Photo by Alexander Krivitskiy on Unsplash

Lo que sí es seguro es que una actitud positiva ante la vida te prepara y faculta mucho mejor ante cualquier situación que experimentes en contraposición de una actitud negativa o pesimista.

Martin Seligman un especialista reconocido de la psicología positiva sostiene que la idea es aprender a vivir la vida como algo que merece la pena.  Dejar de vivir por vivir y llevar nuestra experiencia al nivel que él denomina vida significativa.  El Dr Stephen Covey lo describía como vivir con un sentido de propósito, al servicio de una causa mayor que uno mismo.

Cómo puedes cultivar, desarrollar y mantener esta actitud positiva

Pues practicando hábitos que te permitan fortalecerla y evitando, a la vez, algunas actividades que mueven más tu enfoque hacia el pesimismo.  De esa forma tu actitud se convierte en el catalizador de tu propósito.

#1 Practicar la Gratitud

Si hay un hábito que está presente en cualquier persona con excelente actitud es el ser agradecido.  Una persona que agradece a diario aprende a valorar las bendiciones que le rodean y las ventajas (aunque parezcan pocas) que la vida le regala.

Puede que todos los días no sean buenos, pero hay algo bueno en todos los días. Autor desconocido.

La gratitud además, y esto ha sido comprobado de manera científica mediante mútliples estudios, ayuda a que las personas estén de mejor humor, mantengan un mejor manejo ante los desafíos, se centren más en aquello que ya tienen o han logrado en vez de generar ansiedad sobre las carencias o cosas que no han alcanzado.

La práctica de la gratitud, como hemos ya mencionado en otras entradas, debe hacerse no solo por aquello que etiquetamos como bueno sino hay que aprender a agradecer hasta los propios problemas, dificultades, enfermedades  y obstáculos reconociendo que son parte de tu proceso personal de crecimiento y mejora continua.

#2 Reir a diario

La risa ofrece tantos beneficios.  Ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y es un analgésico natural que puede ayudar a bajar la intensidad de algún dolor.

Una buena dosis diaria de risas te ayuda a mantener una actitud positiva a la vez que liberas endorfinas  y otros neurotransmisores que  potencian tu enfoque divertido y alegre sobre la vida.

Photo by Matthew T Rader on Unsplash

Para los niños reir es algo que se suele dar con facilidad, sin embargo a medida que crecen muchos pierden la capacidad de reir de manera espontánea y constante, limitan sus ganas de soltar unas buenas carcajadas y con ello uno de sus poderosos recursos para mantener un ánimo positivo.

#3 Reconocer que un episodio desafortunado es solo eso y no determina el resto de la historia

Una de las conductas que diferencia a una persona con actitud positiva de alguien que no la tiene es justamente la capacidad de entender que cuando algo les sale mal o resulta contrario a lo que esperan, eso no es definitivo.

Por ejemplo, un estudiante falla en un examen importante, su nota no alcanza para aprobar.  Alguien con buena actitud, aunque igual esto le duela, reconoce que falló, evalúa o analiza el por qué sucedió, busca cómo puede enmendarlo pero desde el inicio no lo ve como algo trágico, sino una caída o un resbalón superable.



Por el contrario una persona con un enfoque negativo ante la vida, se centra en todo lo malo de esta situación, tal vez evalúa y analiza el por qué, pero gasta más tiempo y energía en quejarse, dilapidarse, lamentar lo sucedido y en vez de pensar en todo lo que ha hecho bien hasta ahora, magnifica (casi que con lupa) esta caída.

Por supuesto que alguien con la segunda actitud vive con mayor ansiedad, miedo, estrés y lastima su autoestima de manera frecuente.

#4 Leer sobre temas edificantes y cómo funciona el cerebro

La lectura es un gran hábito que beneficia muchas áreas de tu vida.  Potencia una gran cantidad de aspectos personales.

Si te conviertes en un lector de temas edificantes alimentas tu cerebro y tus pensamientos con información positiva que te ayuda a crecer y mantener un saludable foco en la mejora continua, el desarrollo personal, la superación personal y el cómo salir adelante ante los obstáculos que presenta la vida.

Photo by Thought Catalog on Unsplash

Además, si incluyes lectura relacionada sobre cómo funciona tu cerebro, podrás entender mejor cómo ayudarte a desaprender (la tarea más difícil) y despojarte poco a poco de patrones de pensamiento o creencias limitantes que continuamente te boicotean y afectan tu crecimiento.

Una actitud positiva provoca una reacción en cadena de pensamientos, eventos y resultados. Es un catalizador y desata extraordinarios resultados. Wade Boggs.

#5 Repetir afirmaciones, pensamientos inspiradores, meditar o respirar

La manera en la que hablas puede ayudarte a ganar confianza en ti mismo, empoderarte o puede generar el efecto contrario, es decir minar tu confianza y tu optimismo ante la vida.

Las afirmaciones son herramientas, siempre y cuando estén bien redactadas, que te pueden ayudar a mantener una visión positiva de tu vida, recablear tus pensamientos y pueden ayudarte a modificar algunas de esas creencias limitantes que te han paralizado por años e impiden que logres tus metas.



Así como la risa, vale la pena que practiques una dosis diaria de afirmaciones.  Las puedes decir en voz alta o repetirlas mentalmente.

De un modo similar el dedicar a diario unos minutos para leer y conectar con pensamientos inspiradores puede ayudarte a darle un giro a tu día.

Y te damos un abanico de opciones porque si las 2 opciones previas no son lo tuyo puedes probar con meditar o simplemente respirar.

La meditación, que consiste de forma muy básica en aquietar la mente, es una tarea que muchos encuentran retadora, sin embargo respirar y enfocar tu atención al hacerlo puedo ser más amigable e igual te puede ofrecer resultados fabulosos.

Una técnica sencilla que brinda el Dr. Daniel Gregory Amen, psiquiatra y especialista en trastornos cerebrales, para disminuir el estrés y por ende ayudarte a conectar con una actitud más positiva es respirar inhalando profundamente y luego al exhalar hacerlo de forma más pausada contando hasta 5.  Él señala que si haces esto 5 veces te ayudará a bajar el estrés.

Desde ese nuevo estado de menos ansiedad serás capaz de optar por alguna de las recomendaciones previas para fortalecer o mantener tu actitud positiva.

#6 Visualizar episodios o vivencias agradables

Se trata de soñar despierto con una situación en la que sales airoso y las cosas se te dan como quieres.

Puede ser que reconectes con algún evento ya vivido y transformes el recuerdo en la versión que hubieras disfrutado más; que reconectes con alguna situación en la que te sentiste muy bien o lo pasaste genial o que visualices una situación en la que te ves autorealizado y deleitándote con algo que te encanta.

Photo by Hybrid on Unsplash

Muchas investigaciones han probado que con solo tener en mente algo agradable (ya sea que lo hayas vivido o lo estés creando mentalmente) te beneficias de los neurotransmisores que el cuerpo libera al sentir una sensación de ese nivel.

No sugerimos que te desconectes de tu realidad e ignores si hay algún desafío por el que estés atravesando.  Solo considera que, desde un estado de ánimo de abatimiento o tristeza,  es menos probable que des con opciones creativas para salir airoso.

Por el contrario si te trasladas a un estado mental positivo hay mayores probabilidades de que encuentres cómo salir de tu atolladero apoyándote en tu creatividad.

Como mensaje final, la vida es más corta de lo que muchos quisieran que fuera por ende es mejor aprovechar, saborear y disfrutar cada sorbo.

Aunque las cosas no funcionen todas las veces a tu favor una actitud negativa prolongada tampoco genera mucha ayuda para salir de la crisis, reversar algo desagradable, acceder a tu mayor estado creativo, desaprender o  mejorar el panorama.

Abraza y acepta tus sentimientos del momento pero no te quedes estancado rumiando la rabia, o el malestar.

Practica estos hábitos a diario y verás cómo vigorizas tu capacidad de sobrepasar las complicaciones cada vez con más gracia, serenidad y espíritu inquebrantable.

Cuéntanos

Disfrutaste nuestra entrada 6 Hábitos que te Ayudan a Desarrollar y Mantener una Actitud Positiva.  ¿Qué opinas de estas ideas?  Practicas ya alguna de estas actividades, ¿cuál ha sido tu experiencia?

Piensas que se puede fortalecer la actitud o que no es posible.

Como siempre te recordamos que nos encantaría recibir tus comentarios y sugerencias.


Y por supuesto, si quieres suscríbete, comparte y reparte alegría y color.  Sharing is Caring.  Gracias por visitarnos.

Haz click en la frase Sí quiero mi regalo y suscríbete en A Colorful Day llenando la forma. Recibirás 2 lecciones de REGALO de nuestro programa Vive a Todo Color

Sí quiero mi regalo

 

 

 

 

Author

Publicista y mercadóloga de profesión, Facilitadora y Consultora por vocación, bloguera de corazón, esposa y madre por elección consciente y feliz, enamorada de la vida.

Write A Comment

Pin It