Cómo Fortalecer tu Amor Propio [8 Consejos para lograrlo]

Para un gran número de personas amarse a sí mismos resulta una tarea retadora.  A pesar de que sabes que es  importante para tu bienestar y que va a impactar áreas claves de tu vida cómo la imagen que proyectas, el tipo de compañeros o amigos que eliges, la manera cómo manejas los desafíos, no todos pasan este curso con calificaciones sobresalientes.

En una entrada previa te dimos 7 efectivas formas de amarte a ti mismoque funcionan excelente si ya eres una persona que practica el amarse a sí misma y buscas convertir esto en una práctica deliberada.

Si dudas de que te amas lo suficiente o sospechas que es un área que se ha debilitado, te invitamos a seguir leyendo y entender cómo puedes llevarlo a otro nivel.

¿Qué es el amor propio?

Es un estado de profundo aprecio por ti mismo que se fortalece con acciones que apoyan tu crecimiento en tus dimensiones física, psicológica y espiritual.

No es algo que logras con remedios superficiales como un cambio de imagen o de ropa o con lectura inspiradora.  Aunque todo eso puede ayudarte a sentirte bien y es genial que lo hagas, te generará una sensación temporal que no es comparable con entrar a un modo permanente de aprecio a ti mismo.

Photo by Allie Smith on Unsplash

El amor propio es dinámico, genera raíces profundas y te lleva a madurar. Si se expande serás capaz de aceptarte mejor, con tus cualidades pero también con esas debilidades que en otro momento te atormentarían.

Una persona que se ama y se aprecia desarrolla compasión por sí misma, entiende que es un ser humano, que puede cometer errores, por ello se da el permiso de cometerlos sin llegar a ser o sentirse por ello condescendiente.

Beneficios de Amarte a ti Mismo

Si te amas a ti mismo te valoras, te comprendes y evitas que te lastimen

Serás capaz de cerrar la puerta hacia conductas abusivas y desarrollar el arte de comunicarte de forma asertiva la mayor parte del tiempo, es decir que no estarás dispuesto a callar u ocultar lo que realmente sientes para complacer a los otros.  Procurarás darte siempre tu lugar.

cómo alimentar el amor propio
Busca en nuestra tienda este libro de trabajo y descárgalo

El amor propio te ayuda a ser una mejor persona

Alguien que cree que es valioso, que reconoce que tiene algo especial que ofrecer al mundo es muy probable que esté lleno de amor, alegría por la vida, que irradie entusiasmo y energía positiva.

Favorece tu carrera o rol profesional

Si te amas a ti mismo vas a ir por lo que sientes mereces tanto a nivel de trato personal como de compensación, vas a asegurarte de pedir lo que crees es justo y adecuado para ti.

Te ayuda a amar a otros de forma genuina

Has escuchado la frase “solo puedes dar aquello que tienes”.  Si no eres capaz de darle amor a la persona más cercana a ti, con quién has convivido todo una vida, cómo podrás amar de forma genuina a otros.

Eres tu propia fuente de amor.  En la medida en que puedas ser más desprendida contigo podrás serlo con otros.

Es natural que si te amas te cuidas

Tus elecciones sobre salud, alimentación, ejercicios, descanso irán en favor tuyo en la misma medida que te amas.  Una persona que se ama reconoce el valor de su cuerpo por lo que procurará 7 efectivas formas de amarte a ti mismo, o procurará el descanso adecuado, bajará el ritmo si detecta que es necesario o elegirá hacer ejercicios.

Atraes mejores experiencias, mejores personas

La confianza es como un accesorio invisible.  Si tu te amas reflejarás confianza y felicidad.  Ello se notará en tu cara, en tu lenguaje corporal y en tu proyección general.  En este estado serás capaz de vibrar en los niveles más altos y 7 efectivas formas de amarte a ti mismo más experiencias sanas, personas positivas, confiables y felices a tu vida.  Provocas una espiral ascendente de buenas experiencias.

Consejos para fortalecer tu amor propio

#1 – Aprende a darle un giro positivo a ciertas creencias sobre ti mismo

Tú autopercepción toma forma con el conjunto de creencias que refuerzas a diario sobre ti, esa imagen de ti mismo que prevalece en tu cabeza.

En muchas ocasiones estas ideas han sido infundadas, o te las has repetido tantas veces que te las has llegado a creer pero no todas son ciertas.

Lo primero es que las cuestiones y reflexiones sobre su origen, son realmente fruto de algo que crees profundamente sobre ti, hay hechos que justifiquen estas creencias o son las ideas de otros que, con el tiempo, has adoptado como verdaderas.

Tienes el poder de cambiar la narrativa o la historia que has creado sobre ti mismo pues así como estos pensamientos se aprenden o se adoptan, pueden ser ignorados o les puedes dar la vuelta.

No tienes por qué creerte cada cosa que has alojado en tu cabeza.  Pregúntate:  ¿qué te gustaría creer sobre ti?, ¿qué conductas te agradan de ti?  y con base en tus respuestas, genera afirmaciones que te ayuden a reprogramar tu mente y darle nueva forma a tus autopercepciones.

#2 – Evita las comparaciones con otros

Una práctica que muestra amor propio es el aprender a aceptarte.  Esto último no significa que te vuelvas conformista y evites la mejora continua, sino que aun sabiendo que tienes un gran potencial que puedes estirar, sepas disfrutar de quien eres en cada fase o paso de tu vida.

Quien se acepta a sí mismo, deja de compararse con los demás.  Compararte con otros usualmente te conduce a un diálogo interno negativo que puede ser causa de ansiedad y estrés.

Lastimosamente, las redes sociales han proliferado las comparaciones.  Al mostrar instantáneas, en apariencia felices, de la vida de otros pueden someterte a una gran presión y a que cuestiones tu vida a la luz de la que llevan otras personas que tienes como referencia.

Si estás pasando por alguna etapa en la que no te sientes particularmente satisfecho u orgulloso con tu vida actual, una recomendación es que practiques un detox de redes sociales y enfoques tu energía en valorar más y apreciar tus logros, tus bendiciones, tus relaciones y tus avances.

Aun cuando los desafíos estén a la orden del día y estés pasando por un periodo retador, valora las bendiciones que te rodean, aquello por lo que vale la pena levantarte a diario y seguir.

#3 – Define límites claros

La práctica del amor propio conlleva acciones claras y una de ellas es aprender a decir no a las personas, cuando lo que te solicitan te afecta a nivel físico, emocional o espiritual o compromete tus creencias o principios.

amor propio
Photo by Amy Shamblen on Unsplash

Las personas que se aman a sí mismas son capaces de decirle a otros hasta dónde permiten una conducta o situación, y lo expresan aunque les cueste,  porque son fieles a su esencia y a sí mismos.  No están dispuestas a generarse malestares porque viven en incongruencia con sus principios, valores o sentimientos y acciones.

Los límites ayudan a elevar la calidad de tus relaciones, generan interacciones más honestas y transparentes.

Reflexiona:  ¿estableces límites claros en las diversas relaciones o situaciones que experimentas, o muchas veces permites que otros tomen acciones que te incomodan por pena a decir que no estás de acuerdo, o que para ti ha llegado un “hasta aquí” claro.  ¿Cómo podrían mejorar tus interacciones con otros si definieras límites claros?

 


Cómo alimentar el amor propio


#4 – Perdónate y perdona

Un camino directo hacia el refuerzo de esta clase de amor es el perdón, primero hacia ti mismo y por supuesto también hacia los demás.

Hace poco escuchaba sobre la fórmula del perdón y decía que entre las acciones indispensables estaban el mostrar arrepentimiento por la falta cometida, el expresar perdón y la disposición para enmendar dicha falta.   Empieza por lo segundo, perdona tus errores no porque seas condescendiente contigo, sino porque entiendes que eres humano e imperfecto, ante todo porque te amas.

Si ofendiste o lastimaste a alguien o causaste algún malestar reflexiona sobre tus acciones, aprende las lecciones necesarias de tus errores y arrepiéntete de los daños colaterales o directos causados.  Determina cómo enmendarás esta falta.  Consigues más con esto que castigándote, o peor aún rumiando la culpa.

De qué sirve cargar de forma eterna culpas si lo más importante es dar la cara, decir lo siento de forma genuina y arreglar de todas las formas posibles el mal causado.

Libérate de las cargas y lastres que la falta de perdón genera.  Ten compasión y comprensión contigo.  Recuerda que no puedes dar aquello que no tienes.  Si no eres capaz de darte esto a ti mismo cómo lo vas a ofrecer de forma genuina a otros.

Perdonar es un acto de amor.

#5 – Aléjate de los ambientes que consideres tóxicos y aprende a protegerte si estás en ellos

En nuestra elección de palabras hablamos de ambientes tóxicos y no de personas tóxicas, ya que una conducta no define a una persona a menos que sea su comportamiento permanente o más consistente.

La mayoría de las personas pasan por momentos en los que exhiben conductas retadoras para otros, problemáticas, difíciles, desagradables.  Parece que la persona tuviera mal humor crónico, que solo supiera quejarse, maldecir, criticar o juzgar. No suele ser un estado permanente pero, en muchos casos, dura lo suficiente para menguar la energía y el entusiasmo de quienes están alrededor.

Cuando en un lugar o situación convivas con personas que estén así, evalúa si es indispensable que permanezcas allí y si no lo es, aléjate.  Si consideras que en ese momento es lo más conveniente para ti y puedes hacerlo, hazlo sin sentirte mal por ello.  La primera regla para un rescatista es apoyar, siempre y cuando no ponga en mayor riesgo su propia vida.

Si por alguna razón sientes que tu deber es estar o ayudar en esa circunstancia evita personalizar, recárgate antes de buena energía.  Procura practicar alguna actividad física o mental-espiritual que te permita drenar estrés, tranquilizar tu mente y emociones (meditación, respiraciones, escritura como terapia).

cómo alimentar el amor propio
Busca en nuestra tienda este libro de trabajo y descárgalo

Aunque ayudar es maravilloso, no estás llamado a ser un héroe permanente ayudando a todos y cargando con los malestares del mundo entero.  Ayuda no solicitada no se brinda, eso me lo enseñó una coach.

Puede que el comentario previo te parezca injusto o poco humano, sin embargo ayudar a otros cuando no lo piden es en el fondo pensar que tenemos la capacidad de resolver algo y que esa persona no tiene dicha capacidad.  Es posible que esa prueba le fue dada para aprender algo y al interferir afectamos su camino hacia este nuevo aprendizaje.

Puedes reservarte el derecho de admitir a aquellas personas y situaciones con las que quieres convivir más y alejarte de aquellas que minan tu fe, tu esperanza, tu energía y alegría.  Es una elección que puedes hacer desde el amor hacia ti mismo.

#6 – Cuídate de forma integral como una prioridad intencional

Parece una sugerencia obvia, y sí lo es, sin embargo a menudo parece que olvidas esta sencilla práctica.  Cuidarte a nivel integral abarca múltiples áreas, para empezar tus 4 cuerpos o dimensiones :  física, mental, espiritual y social emocional.

Cuidarte como prioridad intencional implica definir para cada semana tiempo en el que te enfoques en brindar mantenimiento, cuidado cariñoso y renovación a tu cuerpo (comida saludable, actividades físicas, descanso apropiado, preservar tu imagen, higiene personal, liberarte de estrés, etc.); a tu mente (lectura, retos mentales, juegos de mesa y estrategia, aprender algo nuevo, tomar un curso, reflexionar, etc.); a tus relaciones (tiempo contigo mismo, compartir con otros, llamadas, detalles, etc.) y  a tu espiritualidad (meditación, paseos por la naturaleza, silencio, respiraciones, prácticas religiosas, etc.).

Empieza por dejar bloques de tiempo de tu semana disponibles para incluir estas actividades de cuidado y renovación que son las que te dan energía, te proporcionan la gasolina para continuar con todo lo demás.

#7 – Cultiva la autocompasión

Varias investigaciones muestran que tener más autocompasión ayuda a crear o fortalecer “tu músculo” de la resiliencia.  Una persona que practica la autocompasión puede recuperarse más rápido de los traumas que le generan las vivencias difíciles o puede enfrentar mejor el fracaso o la vergüenza.

Los profesores Neff, Sbarra y sus colegas establecen que la autocompasión abarca tres componentes: la bondad, es decir, tratarse con comprensión y perdón, reconocer que no eres perfecto y que las experiencias personales son parte de la experiencia humana más amplia y atención plena, ecuanimidad emocional y evitar la identificación excesiva con emociones dolorosas.

La bondad implica ser cálido y comprensivo contigo mismo cuando sufres, fallas o te sientes inadecuado, en lugar de flagelarte con autocrítica.

Los profesores Neff y Germer, de la Escuela de Medicina de Harvard en Boston, MA, han desarrollado una técnica llamada “Entrenamiento de autocompasión consciente” y la han probado en ensayos clínicos con resultados alentadores.

En palabras de ellos, la autocompasión dice: “sé amable contigo mismo en medio del sufrimiento y cambiará “. La atención plena dice: “ábrete al sufrimiento con una conciencia amplia y cambiará “.

El programa que han desarrollado comprende varias acciones como “meditación de bondad amorosa” o “respiración cariñosa”, y prácticas informales para su uso en la vida diaria como el “toque relajante” o la “escritura de cartas autocompasivas”.

A través de sus investigaciones ellos indican que la práctica de estas técnicas durante 40 minutos diarios, a lo largo de 8 semanas aumentó los niveles de autocompasión de los participantes en un 43 por ciento.

Un ejercicio simple que comparten, consiste en repetir las siguientes tres frases en momentos de angustia emocional: “este es un momento de sufrimiento”, “el sufrimiento es parte de la vida” y “puedo ser amable conmigo mismo”.

En su libro Self-Compassion, la profesora Neff detalla otros mantras útiles y te guía para desarrollar los tuyos. Te recomendamos visites su sitio (si entiendes inglés) self-compassion.org que ofrece una amplia gama de ejercicios similares, a los que se puede acceder de forma gratuita.

Otros estudios han demostrado que estos ejercicios conscientes de autocompasión reducen los niveles de cortisol, la hormona del estrés, y aumentan la variabilidad del ritmo cardíaco, que es la capacidad fisiológica de su cuerpo para lidiar con situaciones estresantes.

#8 – Entiende que eres maravilloso y eres más que suficiente

Por alguna razón, casi todos experimentamos esa necesidad de tener que demostrar nuestra valía a los demás, a la sociedad.  Usualmente la muestras a través de acumular cierta cantidad de logros externos que van desde tener bienes materiales impresionantes, o destacar de forma prominente en tu carrera profesional o como emprendedor o tener una pareja admirable o una forma corporal envidiable.

Tienes que aprender que tu valor es innato.  Eres un ser único e ilimitado, con orígenes divinos, un ser espiritual al que le dieron una forma corporal para estirar su potencial y compartir su grandeza.

Tu tarea no es probarle a los demás cuánto vales, sino descubrir tus talentos, conectarte con ellos y aprovechar todo ese potencial que posees e inspirar a otros, una vez tienes clara cuál es tu voz.

La misión de tu vida incluye ser feliz durante el recorrido, en todo este proceso de autodescubrimiento en el que se vale reir, jugar, amar, imaginar, aprender y desaprender.

Aunque parezca que debes siempre estar demostrando cuánto vales, debes comenzar a convencerte de que tu valor es ilimitado, sin importar el punto o el momento en el que te encuentres en tu vida, y cualquier cosa que hagas es solo para llevar a cabo tu misión, autorrealizarte y disfrutar.

 

Cómo distinguir si estás actuando desde tu amor propio o desde tu ego

Te dijeron que dedicar mucho tiempo y atención a ti era egoísta, que debías enfocarte en ayudar a los demás.  La palabra clave es equilibrio.  Aún el más servicial de los seres humanos debe asegurarse primero de tener aquello que anhela compartir con los demás.

Sin embargo, si quieres asegurarte que es el amor lo que te motiva a hacer algo por ti y no el ego, algunos psicólogos dan claves para distinguir si tus acciones o decisiones provienen de un lado o el otro.

Cuando actúas desde el amor te sientes bien, sientes que lo que haces está en línea con lo que quieres, con tus valores.  Al accionar desde el ego sientes más ansiedad.

Desde el amor fluyes con calma, no tratas de imponer ideas ni le das tanta importancia al resultado.  Te sientes feliz de hacer lo correcto, de cuidar de ti.  Desde el ego quieres controlar todo y si el resultado no es el que esperabas te estresas, hasta te puedes enfadar.

Has escuchado de personas que intentan procurar un tiempo de cuidados para sí mismo y amor propio y el hacer estas actividades les produce más angustia.  Ya sabes desde dónde están operando.

Amarte más y darte muestras de ello no funciona como una imposición, o un plan militar.  Es una decisión quedebe ser orgánica y fluida que implica también autodescubrimiento.  ¿Trataste, por ejemplo, de practicar respiraciones para relajarte y no lograste conectar con ello? Disfruta el hecho de que estás dedicando tiempo para ti.

Tal vez a ti te va mejor bailar o escuchar música o conectar con alguien.  Ten paciencia mientras das con el mejor menú de ocpiones para ti.

 

Cuéntanos

Disfrutaste nuestra entrada Cómo Fortalecer tu Amor Propio [8 Consejos para lograrlo].  Qué haces de forma intencional para cuidar el tuyo.  Cuáles de estas recomendaciones te animas a probar.

Nos encantaría recibir tus comentarios, anécdotas y sugerencias.

Y por supuesto, si quieres suscríbete, comparte y reparte alegría y color.  Sharing is Caring.  Gracias por visitarnos.


Haz click en la frase Sí quiero mi regalo y suscríbete en A Colorful Day llenando la forma. Recibirás 2 lecciones de REGALO de nuestro programa Vive a Todo Color.

Sí quiero mi regalo 

Author

Publicista y mercadóloga de profesión, Facilitadora y Consultora por vocación, bloguera de corazón, esposa y madre por elección consciente y feliz, enamorada de la vida.

2 Comments

  1. Alana Macias Reply

    Una semana mas, muchas gracias Dalma. Motivador e inspirador articulo.

    • Gracias Alana. Una de nuestras metas es inspirar. Nos alegra saber cuando logramos hacerlo.

Write A Comment

Pin It