Te lo propuso y dijiste emocionada  ¡Sí, acepto!  Al parecer estás lista para comenzar a vivir juntos.

Al principio estás feliz, entusiasmada y hasta abrumada por la organización de la boda.  Hay una mezcla de emociones muy fuertes que van desde la ilusión hasta la angustia y la ansiedad, camino hacia el gran día.

Todas las que hemos pasado por aquí, aunque lo hayamos hecho de forma diferente, hemos experimentado esa montaña rusa de emociones que se desbordan luego de dar el sí.

Y el evento de la boda es el que parece robarse casi toda la atención dejando de lado algo muy importante, tu preparación mental, emocional y económica para la vida en pareja.

vida en pareja
Photo by PK Pearry on Unsplash

Si eres de las que ya dio el gran ¡Sí! pues ¡Felicidades!  Ahora es esencial que valides si te sientes plenamente lista para ese momento y no hablamos de la boda o la celebración, sino de la vida juntos.

El amor no se mira, se siente.    Pablo Neruda

PRIMERO VALIDA QUE TE CASAS POR LAS RAZONES CORRECTAS

Ok, dirás tú y ¿cuáles son las razones correctas?  Esta no es una pregunta con una respuesta única.

Cada persona, cada pareja tiene diferentes motivos para definir el por qué van a unir sus vidas.

Aquí lo clave es que reflexiones si tu interés va más allá de un capricho, o un “es que este es el paso que ya nos corresponde dar, luego de tantos años juntos”, o estás más entusiasmada por vivir la ilusión de vestir de blanco y celebrar una gran fiesta que te de mucho crédito social y fotos para compartir en las redes, o porque ya todas tus amigas y mujeres de la familia lo han hecho y eres la que se está quedando atrás; o porque quieres salir huyendo de la vida con tus padres, o una combinación de las anteriores.

cómo mejorar la relación de pareja
Photo by Toa Heftiba on Unsplash

Aunque no haya una lista específica de razones correctas, nos atrevemos a decir con certeza que ninguna de las que aparece en el párrafo anterior califica como un buen motivo.

La vida en pareja es algo serio, que implica un compromiso profundo.  Es un gran riesgo que vale la pena correr si realmente estás enamorada (no cegada) por esa persona.  Tal vez una razón correcta es que hay una enorme dosis de amor recíproco, admiración y respeto mutuos.

Y no del tipo de amor que te lleva a idealizar a ese ser humano sino ese que es capaz de amar a pesar de… esos detalles que te gustan poco o menos, pero que los entiendes como parte de la esencia de esa otra persona a quien dices amar.

Eso nos lleva a nuestras sugerencias para mantener una relación de pareja saludable.

CONSEJOS PARA RELACIONES DE PAREJAS

APRENDE A ACEPTAR Y A AMAR A TU PAREJA TAL Y COMO ES

“Ya verás que cuando se case conmigo todo será diferente”, has escuchado este tipo de comentarios.  Si empiezas por aquí, es posible que el camino no sea muy prometedor.

Las personas podemos cambiar, por supuesto, cuando estemos listas para hacerlo, cuando elijamos y queramos hacerlo.  No necesariamente va a ocurrir porque otra persona con quien comparto la vida me pide o espera que lo haga.

Por ti me casaré. Es evidente y contigo, claro está, me casaré. Por ti me casaré, por tu carácter que me gusta hasta morir no sé por qué.    Canción Por ti me casaré, Eros Ramazzotti

Antes de casarte haz la lista de lo que te encanta de ti y lo que menos te gusta de ti mismo y haz lo mismo con tu pareja. Reconoce que ambos tienen cualidades, pero también conductas, actitudes, mentalidades o hábitos que para el otro son poco o nada atractivos.

Asegúrate que aquello que menos te gusta de tu pareja no representa un impedimento fuerte para que puedan tener una convivencia saludable.

consejos para relaciones de pareja
Photo by Priscilla Du Preez on Unsplash

Si en esa lista de “no me gusta” hay algo que para ti sea muy molesto o incómodo es mejor que te sinceres y le digas con valor y consideración a tu futuro cónyuge cómo te sientes respecto a eso.  Y también debes estar dispuesta a que él/ella exprese su malestar con algo