Llevo ya casi 5 años trabajando por mi cuenta, desde mi hogar, y en este tiempo he ido aprendiendo muchos Sí y No de trabajar desde casa, a ser más efectiva, adoptando aquello que fortalece mi desempeño y desechando todo lo que lo entorpece u obstaculiza.

Si te sientes preparado para trabajar desde casa, por tu cuenta, te sugerimos evalúes estas recomendaciones que te damos desde la experiencia y con el propósito de que seas un emprendedor competente y muy bien facultado.


Quieres ideas para trabajar desde tu casa te ofrecemos una completa guía.

Añadimos un par de Sí y No nuevos, con ayuda de nuestros lectores, para darte un panorama aún más completo.

¡Ama lo que haces!  Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día en tu vida.CONFUCIO

CONFUCIO

Como todo en la vida, trabajar desde casa tiene muchas ventajas, sin embargo tiene también su lado retador (irás aprendiendo en la marcha).  Ten paciencia contigo mismo, es una nueva faceta diferente a la de un trabajo formal con horario u oficina, compañeros, jefe, etc.

trabajar desde casa
Photo by Mikayla Mallek on Unsplash

El lado maravilloso, y una de las mayores ventajas, es que tú estableces el horario y los acuerdos.  Si se te da bien la autogestión y la disciplina vas a poder disfrutar de más tiempo para compartir con tu familia o para dedicarte también a proyectos que te tienten.


Los Sí y los No de Trabajar desde Casa


Sí. Define un horario.

Para que puedas generar hábitos saludables de trabajo esta es una sugerencia vital. Tu gran ventaja es que puedes ser flexible cuando la situación lo amerite (por ejemplo, un compromiso familiar importante, una cita médica, etc.).  Procura, sin embargo, que esa flexibilidad sea la excepción y no la regla.

Tener un horario te permite organizarte, planificar con tiempo específico, programar reuniones.

Una gran tentación que surge cuando uno se independiza es trabajar 24/7, sin descanso apropiado.  Si hay un gran proyecto es posible que requieras trabajar horarios extendidos como algo temporal, mas no lo conviertas en tu norma.

La idea de estar por tu cuenta es, en parte, poder tener más tiempo para lo que amas o para quienes amas (incluyéndote a ti).   El descanso adecuado es primordial para cuidar tu energía, ritmo, salud y productividad.  Recuerda que ahora si te enfermas algunas o muchas cosas pueden quedar paradas, no hay a quien delegárselas (al menos al inicio).

Trabajar sin horario acarrea otra serie de malos hábitos que pueden jugarte en contra.

Busca un horario que se adecúe a tus clientes, que sea lo suficientemente flexible con tus necesidades y que te permita tener un claro y delimitado espacio para tu vida personal.

No. Pijamas y fachas solo como excepción.

Aunque trabajar con la ropa que gustes es una ventaja que tienes al hacerlo desde tu casa, procura que los pijamas sean ocasionales y no tu uniforme de trabajo.

Está bien nadie te ve, pero por factores psicológicos el estar en pijama te transmite un ritmo y una sensación totalmente diferente que estar vestido al menos de manera informal y casual.

Si un día te provoca hacer un Pijama Party y trabajar así pues se vale.  La recomendación es que evites que sea el atuendo usual.

Piensa además si surge alguna oportunidad o imprevisto durante el día, podrás estar preparado para atenderlo de forma inmediata.

Sí. Planifica semanalmente y revisa diariamente.

Esta maravillosa costumbre la adopté desde que tomé los 7 hábitos de las personas altamente efectivas y es una acción disciplinada que paga dividendos.

Consiste en que:

  • un día a la semana (el que encuentres para ti más conveniente) revises la semana que viene completa (sus 7 días o 168 horas)
  • y vayas distribuyendo tus “piedras grandes”, es decir actividades, eventos, reuniones, citas o tareas de mayor importancia, las que están conectadas con tu propósito de vida, las que te mueven el piso, las que si no las haces te generan un fuego que luego puede ser difícil de apagar.
  • Considera en este proceso la revisión de la semana actual y hasta la previa, para ver si hay algo que quedó pendiente y que es esencial trasladarlo para la siguiente semana.
consejos para trabajar desde casa
Photo by Jazmin Quaynor on Unsplash

Una vez tu semana está planificada de acuerdo con tus prioridades, los espacios que quedan en la agenda (sí, deben quedarte espacios no la puedes rellenar toda, recuerda que siempre hay imprevistos), son para otras actividades o solicitudes de terceros.

Si surge una gran oportunidad que no puedes pasar por alto, evalúa que piedra grande puedes mover para incluirla.

Existen muchas aplicaciones que ayudan en esta tarea:  Trello es una, Google calendar también.

Esto te brinda mayor seguridad, sentido de organización, paz mental y una mejor preparación para encarar lo que te regale la semana, pero lo más importante, para dedicarle el tiempo que se merecen tus asuntos más importantes, incluyendo tu nuevo emprendimiento o estado de independencia profesional.


Quieres ideas para trabajar desde casa te ofrecemos una completa guía.


Sí. Toma periodos de descanso.

Cuando establezcas tu horario sé benévolo contigo y date espacios de receso.  Un coffee break a las 10 am y a las 3 pm, por ejemplo, puede venir bien para reiniciarte y reenfocarte.

Una práctica altamente recomendable es que luego de 20 a 30 minutos de trabajo te levantes y por 2 minutos te estires, quites la vista de la pantalla, respires profundo o cierres los ojos y visualices algo que te gusta.

Si eres de los que revive luego de una siesta, programa siestas en tu horario.  Algo reparador, unos 15 minutos y pones la alarma, no sea que se te pase la junta con un cliente clave mientras roncas.

Lejos de ser una pérdida de tiempo, es una manera de administrar tu energía y mantener en alto nivel tu productividad.

$2.49/mo Web Hosting from GoDaddy!

No. Distracciones o atender temas de baja prioridad.

Si el móvil es vital para tu trabajo mantenlo a mano y define un timbre o sonido específico para identificar a clientes o mensajes que tengan que ver con trabajo.

La revisión de los whatsapps o todo tipo de mensajes personales o redes sociales déjala para los recesos o para tu horario luego de trabajar.

Si contabilizas el tiempo promedio que una persona utiliza para revisar redes sociales, leer o responder mensajes individuales o de grupos, te percatarías de cuán perjudicial puede ser esta distracción.

A menos que tu profesión esté fuertemente afiliada con estos medios, evita el mirar constantemente el teléfono, es un distractor que poco te conviene.

No se trata de crear rigidez sino hábitos que te conviertan en un profesional independiente muy efectivo.

Sí. Establece metas y rastréalas periódicamente.

Como bien le dijo el gato a Alicia del país de las maravillas, cualquier camino es bueno si no sabes hacia dónde vas o quieres ir.

Como profesional independiente debes definir desde el inicio metas en varios aspectos.  Uno esencial es el económico.  Partimos del supuesto que tienes un fondo para mantenerte al menos los primeros meses (en el arranque).  En este punto debes aclarar cuánto ingreso quieres generar por mes y ver cuál sería el plan de acción para alcanzar esta cifra.

Otras metas pueden estar ligadas a la cantidad de clientes a conseguir en x periodo de tiempo, el cómo vas a anunciar o promover tus servicios (para qué fechas debe estar cada medio o red social listos y funcionando).

No basta con que establezcas las metas, es indispensable que les des seguimiento y periódicamente actualices cómo vas.  Así podrás saber a tiempo si estás en camino de alcanzarla o no y requieres cambiar la estrategia.

Sí. Separa tu espacio y diseña tu “oficina en casa”.

Hay quienes cuentan con un espacio independiente en su hogar que lo pueden convertir en una oficina.  Si este es tu caso, es genial.  Si no, al menos define dentro de tu habitación o sala ese rincón especial en el que trabajarás.